Desde 1853 la Guardia Civil se preocupa de acoger y dar una formación a los hijos de los miembros del Instituto fallecidos, tanto en el curso del servicio como fuera de él.

En la actualidad, esa misión le corresponde a la Asociación Pro Huérfanos de la Guardia Civil que, además, trabaja en favor de los guardias civiles y sus familias.

Gracias a los guardias civiles y a los socios voluntarios, apoyamos social, formativa y económicamente a nuestros huérfanos, con más de 1.200 ayudas concedidas en el último año (datos de marzo de 2021). Además, se pone a su disposición el Gabinete de Orientación, Apoyo y Seguimiento al Huérfano (GOASH), que mantiene un seguimiento individualizado de cada huérfano con la finalidad de ofrecer información relativa a las ayudas, acompañar durante el proceso de duelo y detectar e intervenir en situaciones de riesgo social o desamparo, entre otras.

Pretendemos así conseguir cumplir con nuestros objetivos institucionales:

  • Acoger a los huérfanos de los socios fallecidos.
  • Dar educación a dichos huérfanos y, en su caso, a los hijos de los socios.
  • Ayudar a los huérfanos de socios fallecidos por medio de pensiones, becas y otras aportaciones tanto económicas como de carácter social.